Veterodoxia – Pepe Rey

Hemerodoxia

30-marzo-2011:  Con frecuencia los periódicos equivocan la sección en que deben incluir las noticias. Eso es lo que le ha ocurrido al diario El País al publicar un artículo-entrevista del periodista Daniel Verdú al musicólogo e intérprete Michael Noone titulado Un australiano en la corte de Felipe II. En lugar de incluirlo en la sección Cultura, deberían haberlo puesto en la que antiguamente se llamaba Chistes, amenidades y pasatiempos.

Resulta evidente que el redactor de la noticia es un completo ignorante de los asuntos que se tratan en ella (y de muchos otros, porque hablar de “las antípodas del mundo” demuestra ignorancias tan planetarias como las de algunos políticos).  Nada nuevo, por lo demás. Pero no puede haberse inventado por su cuenta algunas de las hilarantes tonterías que se dicen en el artículo. Una de las historietas más cómicas es esa de que haya tenido que venir un australiano subvencionado por el gobierno de China para descubrirnos  (a nosotros y al mundo universo) el Officium defunctorum de Tomás Luis de Victoria. ¡Ja, ja, ja, ja…! ¡Una obra de la que existen decenas de grabaciones! El final del párrafo es antológico: “…de no ser por este particular musicólogo y el altavoz que puso a sus partituras, su música podría haber quedado para siempre atrapada en la sordina de unos pentagramas perdidos en un archivo toledano”. ¡Ja, ja, ja, ja…! De nuevo, ¡buenísimo! Victoria y su Officium “…perdidos en un archivo toledano…” No sigo, que me da algo.

Veterodoxia prefiere no tomarse en serio estas tonterías que se desacreditan por sí mismas.  Espera que nadie se las crea y la cosa no tenga consecuencias. Tan solo quisiera dar un toque al amigo Michael Noone: la Fama es una alegoría que tiene cien bocas, cien orejas,  las alas llenas de ojos y en su boca dos trompetas, una buena y otra mala. Generalmente el sonido de la mala corre más y llega más lejos, según dijo Virgilio y cantó Josquin: Fama malum, qua non aliud velocius ullum. Elige tú mismo la que prefieras.

16-marzo-2011: Don Ramón de Campoamor era asturiano, pero se diría que fue en León donde se inspiró al escribir su poema más famoso, quizá el único que ha pasado a la historia y, más aún, al lenguaje filosófico vulgar:

En este mundo traidor
nada es verdad ni es mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Parece la transcripción poética de una experiencia visual derivada de las vidrieras de la catedral leonina. El ‘síndrome de Campoamor’ ha atacado a los políticos leoneses cuando han fijado su mirada en el Teatro Emperador. Cada cual percibe en él cosas distintas. Por ejemplo, el actual alcalde, Ilmo. Sr. Francisco Fernández, ve en él “la firme apuesta del Ayuntamiento por el Centro Nacional de las Músicas Históricas que se instalará en el teatro Emperador”. (Observe el lector que las Artes Escénicas se van cayendo definitivamente del primitivo nombre). Hasta ahora sabemos los millones de euros que ha apostado el Gobierno de España en este ente virtual, pero desconocemos a cúanto sube la firme apuesta del Ayuntamiento ni en qué casino o hipódromo está depositada.

Por el contrario, Emilio Gutiérrez, candidato del PP a la alcaldía en las próximas elecciones, no percibe la firmeza de la apuesta municipal, sino, más bien, una más de las promesas electorales incumplidas: “…en todo este tiempo no hemos visto el Teatro Emperador que prometisteis”. Con un calculado silencio, prefiere no decir si está a favor o en contra de la entelequia que conocemos como COSA (Centrum Omnium Subintellectarum Artium).

Y, como no hay dos sin tres, para Izquierda Unida-León el color del asunto es muy distinto. IU pasa totalmente de historias escénicas o musicales pretéritas y “pretende abrir el teatro Emperador y el actual conservatorio a los creadores locales y los colegios”. Si se entiende correctamente la propuesta: arte contemporáneo leonés y actividades pedagógicas. Más en concreto, propone la creación de “una gran manzana cultural a disposición de los artistas y jóvenes leoneses en el actual conservatorio y el Emperador”.

Veterodoxia ni entra ni sale en estas diatribas tan de regusto electoral, entre otras razones por la más importante: El Teatro Emperador no es propiedad del Ayuntamiento, sino del Gobierno de España y su futuro no lo decidirán los leoneses de León, sino los gobernantes de Madrid, que pueden o no ser leoneses dentro de poco. O sea, los partidos locales hablan por hablar, como de costumbre por otra parte, pero en sus manos no hay ni habrá poder real para decidir. Con todo, hay una apreciación de Izquierda Unida-León con la que Veterodoxia está plenamente de acuerdo. Esta: Ya ni el INAEM sabe qué va a hacer en el antiguo Teatro”. Gran verdad.

3-marzo-2011: Veterodoxia amplía y/o corrije informaciones anteriores. Parece ser que la “cosa” esa que no existe pero que está en León se llama también Centro Nacional de las Músicas Históricas (CNMH). A Veterodoxia empieza a preocuparle ya tanta inestabilidad nominal y siglótica, así que se atreve a proponer que de común acuerdo entre ellos y nosotros se adopte para dicho ente-no-existente la específica denominación de COSA = Centrum Omnium Subintellectarum Artium, bajo la cual se podrán organizar cualesquiera eventos artísiticos, incluidos cursillos de macramé, ikebana y almazuelas.

22-febrero-2011: Veterodoxia invita a visitar la exposición  GUITAR HEROES – Legendary Craftsmen from Italy to New York, Metropolitan Museum, Nueva York, 9 de febrero – 4 de julio, con magníficas imágenes de instrumentos antiguos.

11-febrero-2011: El ‘guadiana’ leonés se llama ahora Centro Nacional de la Danza y las Músicas Históricas.

Doña Anunciación Romero, alta funcionaria del Ministerio de Fomento, habló ayer de algunos asuntos de su competencia relacionados con el tinglado de la antigua farsa que el gobierno actual tiene montado en torno al Teatro Emperador, de León.

Como conocen los lectores de Veterodoxia y más aún los sufridos leoneses, el mencionado tinglado ha recibido generalmente la denominación de Centro Nacional de las Artes Escénicas y de las Músicas Históricas (CAEMHis), aunque ocasionalmente los ministros y directores generales han utilizado en sus declaraciones otros nombres. Por la orden ministerial de 24-ene-2011 reseñada más abajo, los ciudadanos fuimos informados de que el tinglado administrativo llamado en esta ocasión “Centro de las Músicas Históricas de León” (CMHL, quizás) nunca había existido, sino que era en realidad solamente una ‘denominación’. Con todo y con eso, por la misma orden ministerial, el supradicho ente -fuera lo que fuere y se llamara como se llamare- dejaba de existir subsumido en la nueva macroestructura denominada Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM). Exactamente igual que le ha ocurrido al Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC), cuyos funcionarios se han ido a trabajar al Auditorio Nacional, que es ahora la sede del macrocentro que ha fagocitado a los organismos anteriores real o solo aparentemente existentes y a sus consiguientes siglas.

Pero en el Ministerio de Fomento, Secretaría de la Vivienda, no se han enterado de semejantes cambios y siguen creyendo que en León aún existe algo de lo que antes parecía tener existencia sin exisitir realmente. Por eso la Sra. Romero afirma que el Teatro Emperador se está preparando para lo que ella llama Centro Nacional de la Danza y las Músicas Históricas, cuyas impronunciables siglas serán, es un suponer, CNDMH. O sea, donde otro dijo digo digo diego y donde dijeron CAEMHIS digo CNDMH y tiro porque me toca y me quedo tan ancho.

Conclusión provisional: cuando se desconoce qué es algo y para qué sirve, resulta muy difícil ponerle nombre. O demasiado fácil, porque cualquier nombre vale.

De todos modos, Veterodoxia toma nota y avisa de que algún día no muy lejano convendrá que hablemos no solo del CAEMHIS, sino  también del CNDMH.

24-enero-2011: Se publica en el BOE la creación del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM).

El Boletín Oficial del Estado del 24 de enero de 2011 publica la interesante Orden CUL/57/2011, de 20 de enero, por la que se crea el Centro Nacional de Difusión Musical como centro de gestión artística del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música.

En general, esta clase de literatura es sumamente aburrida y echa para atrás a cualquier lector deseoso de no perder el tiempo, pero no es el caso de esta orden ministerial, que contiene aspectos de alta metafísica e imaginativa fantasía.

Para empezar, el legislador -o, quizá debamos decir ‘ordenador’, pues no se trata de una ley, sino de una simple orden ministerial- da una respuesta clara a la eterna pregunta sobre qué fue antes, el huevo o la gallina. En este caso, sin duda ninguna, se responde que la gallina, sensacional descubrimiento que inmediatamente convierte al INAEM en serio candidato para el Nobel. En efecto: el CNDM, cuya ‘creación’ se afirma en esta orden que será efectiva mañana, existe desde hace varios meses, tiene sus oficinas en el Auditorio Nacional, cuenta con personal que trabaja su jornada y cobra su nómina, etc. Más aún, su programación fue presentada hace más de un mes y ya ha comenzado a realizarse. Hoy mismo ha tenido lugar el segundo de los conciertos programados por el CNDM. Así pues, la ley ha llegado después del hecho, confirmando las sospechas de que la precipitación y la improvisación son las líneas maestras de la política del INAEM. Y todavía la orden (auto-)concede al INAEM (disposición adicional segunda) un plazo de seis meses para elaborar el Estatuto por el que ha de regirse el funcionamiento del CNDM. Mientras tanto, no se sabe muy bien cómo ajustarán su actividad los pobres funcionarios adscritos al ente. Para aquellos aspectos no abolidos por la Constitución, Veterodoxia recomienda el Derecho Romano, el Fuero Juzgo y las Leyes de Toro.

Los desfases temporales (acronías, ucronías y discronías) son una característica de este INAEM de nuestros pecados, que tiene por norma y costumbre decidir sobre la concesión o denegación de sus subvenciones después de que se hayan realizado las actividades para las que fueron solicitadas. Quizá no deba achacarse tal proceder a mala intención, sino a un particular sentido del humor que Veterodoxia ya subrayó con ocasión del BOE del día de los Inocentes (vid. infra). ¿Recuerdan? En él se convocaba concurso para “la rehabilitación del teatro “Emperador”, de León, para centro nacional de artes escénicas y músicas históricas”. A tal propósito (o despropósito) Veterodoxia afirmó que semejante centro ‘nunca ha existido, ni existe, ni muy probablemente existirá jamás’. El BOE de hoy confirma esta profecía al describirlo de la siguiente perifrástica manera: “El Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música viene desarrollando sus políticas en torno a las músicas históricas a través de una serie de programas de producción propia que se engloban bajo la denominación «Centro de las Músicas Históricas de León»”. Hay que añadir que esos programas siempre se han decidido en Madrid y desde ahora con mucha más claridad. En definitiva, tal centro no existe física ni casi virtualmente. Se trata de una mera ‘denominación’ que hasta ahora ha servido de sombrilla para justificar los gastos de unas cuantas actividades que, por razones que algún día no lejano se conocerán, había que realizar en León.

Otro interesante detalle de esta orden ministerial, digno de ser subrayado, es cómo en la “Disposición derogatoria única”, escondida al final, no se modifican, sino que se derogan de un plumazo “los apartados decimosexto y decimoséptimo del capítulo IV, del Código de Buenas Prácticas del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, aprobado por Orden CUL/3520/2008, de 1 de diciembre.” Dicho así, el párrafo no dice mucho, pero una vez consultado el mencionado Código de Buenas Prácticas en los referidos apartados, se comprueba que en el Auditorio Nacional ya no rigen tales Prácticas, si es que alguna vez lo hicieron.

Por todo ello Veterodoxia sigue avisando: un día de estos convendrá que hablemos del CAEMHIS.

11-enero-2011:  La Intervención General del Estado denuncia el descontrol de las subvenciones del INAEM.

28-dic-2010: El Gobierno conserva el humor a pesar de la crisis y convoca en esta fecha tan adecuada a las bromas y los chistes un concurso para la adjudicación de las obras de rehabilitación del Teatro Emperador, de León, futura sede de un CAEMHIS que nunca ha existido, ni existe ahora, ni muy probablemente existirá jamás, pero en el que se lleva gastado bastante más de 6.000.000 €.

Texto del BOE del día de los Inocentes

Se recomienda a los leoneses que pongan sus barbas a remojar a la vista de cómo las pelan en Albacete.

Quizá algún día no muy lejano habrá que contar la verdadera historia del CAEMHIS.

3-dic-2010: La crisis en el INAEM.  (Con el texto de la denuncia de UGT).

1-dic-2010: Pruebas de selección para una plaza de profesor de musicología en el Conservatorio de Madrid:

Conservatorio busca musicólogo.

BOE 25 oct 2010

28-sept 2010: Se publica la lista definitiva de las
Ayudas y subvenciones a la música del Ministerio de Cultura para el año 2010

Con este documento el Ministerio de Cultura eleva a definitiva la resolución del 1 sept 2010 comentada más abajo. La prensa de papel o digital no parece encontrar interés noticiable en el asunto, aunque es evidente que en gran parte refleja la política ministerial. Resulta, por lo menos, chocante que a falta de sólo tres meses para finalizar el año se haga pública esta lista, cuando se supone que ya se han realizado la mayor parte de las actividades (festivales, giras, etc.)  objeto de subvención o denegación. Es una muestra más, no la única, del desfase que sufre la maquinaria estatal respecto a la realidad; desfase ya tradicional y que nadie parece querer solucionar. Las cosas de palacio…

Con respecto a la resolución provisional, el documento definitivo ofrece el interés de publicar las puntuaciones concedidas por la comisión de valoración a cada solicitud, tanto las que han resultado denegadas, como las concedidas. Tal puntuación es particularmente interesante e, incluso, morbosa en la lista de compositores que optaban a la graciosa ayuda de 20.000 € [B7.2, pp. 18 y 31], porque se asemeja a una calificación valorativa de cada compositor. Para alguien (en el paro, por ejemplo, o pensionista congelado) que cuente con tiempo suficiente puede, incluso, resultar entretenido comparar las puntuaciones y los resultados de esta lotería del 2010 con los del sorteo del 2009. Por otra parte, es difícil de entender que haya muchísimas calificaciones por encima de los 80 puntos, cuando en el documento de Criterios de valoración y puntuaciones se prevé para cada modalidad una puntuación máxima de 60.

De cualquier forma, la política de subvenciones del ministerio no se reduce a lo que se ve en este documento, porque hay festivales, asociaciones, grupos, intérpretes, etc. que reciben, además, el apoyo ministerial por vías directas, sin pasar por los engorrosos trámites burocráticos que se exigen en este proceso. A propósito: imagine el lector los miles de folios empleados en este papeleo, a la vista de los requisitos exigidos.

17 sept 2010: Giornata internazionale di studi “I Liuti del Mediterraneo”,
Mousiké, XI Festival di Musica Antica del Mediterraneo, Bari (Italia)

9 sept – 9 oct 2010: Exposición de instrumentos musicales medievales en Guadalajara

1 sept 2010: El Ministerio de Cultura publica las Ayudas a la música para el año 2010.

En la Propuesta de resolución provisional se recoge el reparto de tales ayudas con nombres, apellidos y DNI de los receptores. Interesante documento del que, como es habitual, no ha aparecido en la prensa de papel o digital reflejo o comentario alguno. Sin embargo, aclara bastante bien algunas líneas de la actuación ministerial, más que las declaraciones oficiales y notas de prensa tan puntual y fielmente recogidas por los medios.  Conviene contextualizarlo con la Convocatoria de ayudas, la composición de la Comisión de valoración y, si fuere necesario, el resto de documentos que se enlazan en la página del INAEM. Hasta que se hagan firmes las concesiones, no se conocerán las propuestas desestimadas ni la puntuación obtenida tanto por estas como por las estimadas.

Asimismo resulta muy instructivo comparar el documento con las ayudas concedidas el año 2009 a la música en general y a la música contemporánea en particular. Este año el paquete ha sido único y han desaparecido las siete Ayudas a la creación musical española, Submodalidad A, de años anteriores, consistentes en 40.000 €, concedidas sin contraprestación obligatoria alguna a siete compositores. Se mantienen, sin embargo, y aumentan de trece a quince las ayudas de 20.000 € concedidas a quince compositores “con el fin de que puedan trabajar en las obras a estrenar hasta el 31 de diciembre de 2010, y aquéllas previstas para futuros estrenos, hasta 2012” (p. 10, apartado B7.2 de la convocatoria). Puede verse la lista de agraciados en el Anexo XIV (p. 22) del documento citado al principio.





Veterodoxia - Pepe rey | Desarrollo web: Montera34 GC: WordPress